Internet como medio de aprendizaje
Foto: Freepik.com

Las nuevas tecnologías han supuesto un importante avance en muchos sentidos. Desde un punto de vista social, han cambiado las capacidad humana de difundir, almacenar y compartir información. Hoy en día, decir que internet ha revolucionado el ámbito de la formación es quedarse corto. Las posibilidades que ofrece la red en este sentido son infinitas.

Lo más importante es que ha cambiado la forma en la que se recibe y procesa esa formación. Ya sea de forma reglada, a través de universidades que ofrecen titulaciones en línea o de forma un poco más autodidacta con cursos cortos o tutoriales gratuitos, la red ha roto una de las barreras que más nos condiciona en el siglo XXI: el tiempo. Así, con una buena conexión a la red y un equipo informático básico, cualquier persona puede recibir o impartir un curso en cualquier rincón del mundo.

 

Recomendaciones

Si hemos decidido aprovechar este recurso es importante tomar algunas decisiones y utilizar un poco el sentido común. Lo primero que debemos hacer es plantearnos qué es lo que queremos aprender. Una vez que lo tengamos claro, debemos hacer una búsqueda exhaustiva de los recursos que nos ofrece la red. También debemos analizar el tiempo que tenemos para dedicarle a ese aprendizaje. Por ejemplo, querer sacarse un grado en una universidad online, nos exigirá una dedicación de dos o tres horas al día, como mínimo,  si queremos obtener el título pronto. Si no disponemos de tiempo suficiente, pero aún así queremos estudiar, lo único que hay que tener es voluntad y paciencia.

Foto: Freepik.com
Foto: Freepik.com

Si el curso que hemos visto o nos interesa es de pago, recomiendo estudiar bien la plataforma que lo ofrece. Hoy en día la oferta de cursos y formación online es muy amplia, y podemos encontrar productos de mucha calidad y ofertas engañosas.

Las grandes marcas de internet, como Google, ofrecen formación gratuita en capacitación digital. En Google Actívate podemos encontrar un sinfín de cursos orientados a diferentes perfiles, desde personas que no tienen grandes conocimientos de internet hasta profesionales que quieren mejorar su preparación para encontrar un trabajo mejor o emprendedores. Y todo ello al alcance de un click.

Otra importante plataforma de cursos es Coursera. En esta web podemos encontrar ofertas formativas especializadas de algunas de las mejores universidades del mundo. Eso sí, hay que tener en cuenta que muchos de los cursos son gratuitos, pero en ocasiones cobran por la titulación y obtener un certificado formativo.

Navegando por la red podemos dar también con MiriadaX. Aquí se agrupan cursos de universidades españolas y portuguesas. El sistema es similar al de Coursera, los cursos son gratuitos, pero en algunas ocasiones pueden solicitar que se abone la certificación.

Son solo tres de las plataformas formativas que hay en internet. Hemos elegido las académicas y las que están en castellano, pero la oferta es infinita. Hoy la red se ha convertido en una herramienta útil, barata y accesible para ampliar nuestros conocimientos, no solo de forma académica sino en muchos otros ámbitos como la música, los idiomas, las manualidades u otras disciplinas. Los nacidos en la era digital lo tienen claro: si quieren saber algo de forma rápida, acuden a internet. Nosotros, los que superamos la treintena no debemos quedarnos atrás y aprovechar esta herramienta que ha cambiado el mundo.