Proyecto Loon: acercando internet a todo el mundo a través de globos

Proyecto Loon – Google

¿Te imaginas poder conectarte a internet desde el lugar más recóndito del planeta? ¿Poder consultar tu email o tus redes sociales desde ese paraje idílico de la montaña que hasta hace poco no tenía ningún tipo de cobertura? Muy pronto, gracias al proyecto Loon, esto será una realidad.

Se trata de un proyecto innovador en el que Google apuesta por llevar internet a todas las partes de nuestro planeta a través de la creación de una red de globos que recorra el mundo a gran altitud. Así, estos globos alcanzan la altitud de 20 kilómetros y usan el viento para dirigirse hacia aquellos puntos a los que deben llegar haciéndolo, además, de manera coordinada con el resto de la red de globos. Cuentan con radios especializadas para brindar internet a los usuarios, así como distintos instrumentos de medición meteorológica, unidades de GPS que mantienen un registro de sus patrones de vuelo que son monitorizados para coordinar la posición de todos los globos desde el Centro de control del proyecto Loon y un transpondedor de aviación para informar la ubicación del globo al control de tráfico aéreo.

A través del proyecto Loon, las empresas de telecomunicaciones podrán ofrecer a sus usuarios cobertura en aquellas áreas que actualmente no tienen servicio. Para conectarse, los usuarios solo deberán disponer de una tarjeta SIM del operador en cuestión –siempre que este esté asociado con el proyecto Loon– y un smartphone. De este modo, podrán conectarse desde prácticamente cualquier lugar y disfrutar de una carga de datos a una velocidad muy similar a la que ofrece la conexión 4G.

Cada globo tiene la capacidad de brindar cobertura a un área terrestre de unos 80 kilómetros de diámetro y permite que miles de usuario se conecten de forma simultánea. Asimismo, los datos se encriptan automáticamente cuando transitan la red de globos, por lo que la conexión y la transferencia de datos es totalmente segura.

En los últimos años, el equipo del proyecto Loon ha realizado distintos estudios y varias pruebas para mejorar la fabricación de los globos a fin de que estos sean lo más resistente posible y que así puedan permanecer en el aire más tiempo. A día de hoy, el equipo está trabajando en un prototipo de globo que resista más de cien días seguidos en la estratósfera. Además, cuando un globo está listo para ser retirado, se libera el gas de elevación del globo y se activa automáticamente el paracaídas. A su vez, el equipo del Proyecto realiza un seguimiento de la ubicación del globo mediante GPS y se coordina directamente con el control del tráfico aéreo local para lograr que el globo aterrice de manera totalmente segura en áreas poco pobladas.

A principios de este año, dos de estos globos aterrizaron en zonas rurales de Uruguay tras haber completado vuelos de prueba de manera satisfactoria, causando mucho revuelo entre vecinos cercanos que desconocían la naturaleza de aquel artefacto que descendió lentamente desde el cielo. No obstante, según miembros del equipo que ya lleva más de cinco años trabajando en el proyecto, aún quedan algunos detalles por perfilar y mejorar; por ejemplo, en cuanto a la retirada de los globos que descienden tras haber cumplido su función.

Sin lugar a dudas, nos encontramos ante un proyecto que ofrece un sinfín de posibilidades. En la era de la tecnología e internet, Loon permite llevar internet a todo el mundo para que todos estemos conectados. Se trata, pues, de otro pequeño gran paso para la globalización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here