Queridos Reyes Magos…

Queridos Reyes Magos...

Queridos Reyes Magos:

Un año más, por estas fechas, vuelvo a sentarme ante el papel en blanco para escribiros mi carta. Cuando era pequeña, siempre comenzaba diciendo eso de “este año he sido muy buena”, pero luego siempre acababa enumerando alguna que otra metida de pata para que no pensaseis que os quería engañar. Con los años, vas descubriendo es esas cosas que parecían un mundo, en realidad no lo eran tanto y que las cosas que verdaderamente importan son otras muchas.

Este año no voy a comenzar con la frase de siempre. Este año voy a comenzar dándoos las gracias. Gracias porque el año pasado me trajisteis lo que os pedía: tiempo y energía para disfrutar de este proyecto, tiempo y energía para empaparme de las historias de mujeres que inspiran, tiempo y energía para descubrir, para trabajar, para seguir soñando.

Este año sigo sin querer grandes cosas, sigo sin necesitar grandes regalos, ni grandes paquetes junto a mis zapatos en el salón de casa. Este año quiero regalos que no son solo para mí: quiero regalos compartidos, regalos para todos.

Os pido que este año respetemos más y juzguemos menos, que no nos escudemos en el “es mi opinión” para usar las redes sociales como arma arrojadiza, que sepamos comprender que hay mil formas de pensar, de trabajar, de ser madre, de educar. Que aunque no compartamos ideas, compartamos respeto.

Os pido que no vivamos del postureo, que twitteemos menos y riamos más, que compartamos sobremesas y tertulias interminables, que no nos escondamos tras la pantalla, que nuestras fotos de Instagram no sean más felices que nuestra propia vida.

Os pido que soñemos y que trabajemos por lo que queremos, que no nos dejemos encasillar por los manidos estereotipos, que seamos lo que queramos ser y que estemos donde tengamos que estar para ser felices, donde sintamos plenitud, sin que nos importe lo que piensen los demás, sin importar el qué dirán.

Os pido que inspiremos y que demos ejemplo, que eduquemos en igualdad, que enseñemos a las niñas que pueden ser lo que quieran ser y que serlo requiere trabajo y esfuerzo. Que también les enseñemos que no deben demostrar nada a nadie y que no deben medirse con nadie más que con ellas mismas. Os pido que eso lo aprendamos también nosotras, las que ya no somos tan niñas.

Os pido que pensemos en grande, que apuntemos alto, que persigamos nuestros sueños. A su vez, también os pido que no nos frustremos si algo no sale: que sepamos aprender y buscar el plan B o el C o el D….

Este año, como cada año, os pido tiempo: tiempo para seguir disfrutando de todo lo bueno que me depare este 2018 y también aprendido de las piedras que me encuentra en el camino; tiempo para seguir comprobando que juntas somos más fuertes y que todos los esfuerzos acaban dando su resultado.

Esta noche, os espero con la misma ilusión de aquella niña pequeña que se iba a la cama con un ojo abierto por si os escuchaba trastear cerca y que a la mañana siguiente corría por el pasillo pero que cuando llegaba a la puerta del salón decía: “papá, mamá, mejor mirad vosotros si ya han venido y se han ido y ya luego salgo yo”.

¡Feliz y mágica noche de Reyes!

Miriam Urbano - Firma
Miriam Urbano
Directora y fundadora de WomanTech

1 Comentario

  1. Preciosa carta a los Reyes, me uno a tu pedido y espero que seamos muchos los que pensamos asi, tendremos un mundo mas justo y seremos felices y comeremos perdices!
    Feliz Noche de Reyes, noche de esperanzas y alegrias!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here