Irati González

¿Recuerdas cuando mirabas el periódico del domingo en busca de ofertas de trabajo o cuando colgabas tu currículum en varios tablones de anuncio? Los modelos de negocio se han transformado por completo y esto incluye su forma de buscar equipo humano para sus equipos: ya no se valoran las mismas cosas que antes, ya no se valora de la misma forma que antes. Ahora escuchamos hablar de soft skills, de talento, de dinamismo, de creatividad. Y si alguien sabe de esa transformación es Irati González.

Irati es una Donostiarra afincada en Barcelona desde hace 12 años. Además de ser un ser social por naturaleza y una persona con vocación de ayudar a las personas y de conectarlas, es madre de un niño de 20 meses, emprendedora, mujer y compañera de su marido en el viaje de construir su familia.

Cree firmemente en que una buena actitud es fundamental para conseguir más y mejores cosas. Y esa actitud es la que busca en las personas a las que conecta con las empresas.

¿Quién es Irati González? ¿Cómo te definirías? 

Me considero una persona centrada en las personas y con clara vocación a ayudarlas. Doy la importancia que se merece a una buena comunicación, sin ella las cosas no funcionan en ningún ámbito. Buena oyente y trabajadora; empecé en Barcelona, una ciudad nueva para mí, desde cero hace 12 años.

Además de eso soy un “ser social” por naturaleza, me encantan los eventos de networking, salir a cenar con amigos, viajar y conocer gente nueva.

En tu trabajo conectas personas y talento con empresas. En tu opinión, ¿qué buscan ahora las empresas más allá de un buen currículum?

Por mi experiencia, por suerte, muchas empresas valoran a la persona en su totalidad, y de eso es de lo que yo me encargo, de que importe la persona en su totalidad y no solo su CV.

Ya no vale solo que seas muy buena desarrollando en java, php…. Importa que puedas encajar en el equipo y puedas aportar. En mi opinión esto es una clara tendencia de las empresas que trabajan con metodologías ágiles ya que se trabaja de una manera muy colaborativa y si no encajas con los compañeros es difícil llevar a buen puerto los proyectos.

Y lo que sin duda se busca, es la actitud. Creo firmemente que es lo que marca la diferencia, como bien dice Victor Küppers.

¿Están los candidatos preparados para las nuevas necesidades de las empresas? 

Por supuesto, solo que tienen que creérselo y encontrar la empresa que encaje con ellos, más allá de su perfil laboral, que encaje con sus valores.

Antes buscábamos que una empresa quisiera contratarnos, ahora las cosas han cambiado, las dos partes tienen mucho que decir, por lo que las personas son las primeras que deben pensar qué es lo que quieren, qué quieren encontrar.

Como profesional experta, ¿has notado algún cambio en los puestos de trabajo que necesitan cubrir las empresas tecnológicas o se siguen demandando los mismos perfiles que hace año?

Está clara la tendencia de trabajar con metodologías ágiles. Creo que no han cambiado las posiciones, aunque algunos ahora les pongan nombres más cool a algunas posiciones, en esencia, son los mismas.

Lo que sí creo que ha cambiado es los skills que se pide a los candidatos/as respecto a hace un tiempo. Como decía antes, cada vez están más enfocados en cómo es la persona y no solo en qué certificaciones tiene o en qué lenguajes de programación sabe.

También ha cambiado la manera de demandar ese talento, a veces no son ofertas tan típicas o “formales”. Buscan llamar la atención de ese talento que necesitan y que quieren que encaje también con la filosofía de la empresa.

¿Crees que las empresas están preparadas para atraer talento?

Obviamente hay de todo. Pero cada vez más, y sobre todo en el sector tecnológico, son conscientes no sólo de atraer sino también de retener el talento.

La competencia les ha hecho abrir los ojos e interesarse en ir más allá de la simple selección, reinventarse. Se preocupan por generar una marca de empleador que les permita conseguir el talento más rápido, y no solo eso, sino lo que es más importante, más duradero en el tiempo ya que las personas previamente saben cómo es tu empresa, qué esperar y decidir si quieren aplicar a la posición.

Plataformas como Glassdoor, que tiene por slogan “Find The Job That Fits Your Life” están ayudando a las empresas a visualizar esa marca empleadora y crear seguidores o detractores. Así que las empresas que no se están poniendo ya las pilas en lo que a su atracción del talento se refiere, ya pueden ir pensando en hacerlo o plataformas como ésta les ganarán la partida.

“La competencia les ha hecho abrir los ojos e interesarse en ir más allá de la simple selección, reinventarse”.

¿Sabemos sacar todo el partido a la red y a internet para buscar empleo? 

Buscar un trabajo es casi un trabajo en sí, necesita dedicación, saber qué queremos y ver dónde podemos encontrarlo. Cada persona deberá responder si está sacando el máximo partido.

Por ejemplo, LinkedIn hace un tiempo que tiene la funcionalidad de poder activar la pestaña de “búsqueda activa” y hay muchísima gente que no se ha enterado de la funcionalidad.

Por tanto hay que dedicarle tiempo para aprovechar al máximo todo lo que la red nos ofrece, que es mucho y a veces puede saturarnos o hacer perder el foco. Está claro que hay que saber todo lo que hay pero también saber elegir.

¿Qué consejo le darías a una persona que necesita encontrar trabajo? 

Mis consejos antes de ponerte a buscar trabajo son:

  1. Siéntate y reflexiona qué quieres encontrar de verdad. Posición, tipo de empresa, qué es lo que quieres encontrar en esa empresa. En definitiva, pensar el tipo de trabajo que encaje con tus valores como persona.
  2. Una vez sepas lo que quieres haz un estudio de mercado para saber dónde debes poner el foco y hacer tu estrategia. Quizás el trabajo que buscas está más demandado en infojobs, linkedin, glassdoor… quizás en una agencia o un freelance de confianza que se dedique a la búsqueda de talento. Encuentra tus fuentes.
  3. Prepárate. Ten claro cuáles son tus objetivos y por qué quieres conseguir ese trabajo y a partir de ahí tienes que tener tu propio “elevator pitch” para que en esos minutos que dura una entrevista hayas destacado lo más importante y relevante de ti.
  4. Confía, siempre confía en ti. Si tú no confías primero, nadie lo hará por ti.