Paloma Tosar, Marisa Rebolledo y Alba Martínez

Ágora - Paloma Tosar, Marisa Rebolledo y Alba Martínez
Foto: Antonio Vázquez

Mijas. Una mañana muy ajetreada a unas horas del Día Internacional de la Mujer. Yo llevo todo el día ultimando detalles de un par de eventos, con varios frentes abiertos y varias llamadas por hacer. Me presentan a Marisa. Viene de presentar un nuevo programa de conducción que pone en marcha el Área de Igualdad en los centros educativos del municipio. Ya me habían hablado brevemente de la plataforma que Marisa había puesto en marcha junto a dos socias más. Yo ya le había echado un ojo por internet. Aprovecho mientras conecto varios cables y cuelgo una llamada para comentar ideas con Marisa y fijar una entrevista. Después nos quedamos hablando. Marisa tiene una energía arrolladora. Es una mujer vital, con muchas ideas, con muchas ganas de trabajar; sobre todo, de trabajar por los derechos de la mujer y por la igualdad de género.

Quedamos por Skype. Ellas están en Cádiz, centro de operaciones de su empresa. Marisa me presenta a sus dos socias en el proyecto Ágora Online: Paloma y Alba. Paloma fue alumna del primer curso en Experta en Igualdad de Género que impartió Marisa en Cádiz. Alba, además de ser Pedagoga Social, ha vivido desde pequeña la lucha por la igualdad de género y las ideas del feminismo: es hija de Marisa.

Marisa, Paloma, Alba, ¿qué es exactamente Ágora Online? ¿Cómo surge?

P. La idea de crear la plataforma surge de la idea de llevar nuestros conocimientos al formato online. Se trata de una plataforma a través de la cual ofrecemos cursos online impartidos por grandes profesionales de sector de la igualdad de género y el feminismo.

Marisa Rebolledo
Marisa Rebolledo

Paloma Tosar
Paloma Tosar

Alba Martínez
Alba Martínez


Pero vuestra experiencia en feminismo e igualdad de género es bastante extensa, ¿no?

M. Yo llevo en el feminismo desde que tenía 21 años. Más de 30 años. En mis primeros años, impartía talleres con asociaciones de mujeres pero profesionalmente me dedicaba a otra cosa: trabajaba en la universidad formando a futuros maestros y maestras. Pero mi etapa en la universidad “caducó” para mí y decidí seguir trabajando en ese área de formación a mujeres pero de forma profesional. De ahí nació Ágora en 1999. Con Ágora conjugamos mis conocimientos no solo de formación a mujeres sino también de trabajo con niños: temas de coeducación y formación en igualdad en la escuela. En ese momento empecé también a formar a profesionales: promotoras de igualdad, profesionales expertos en violencia de género, etcétera. Esas han sido, a grandes rasgos, nuestras tres líneas de trabajo principales en Equipo Ágora.

¿Y cómo os decidís a trasladar al formato online vuestros conocimientos?

M. Cuando mi hija Alba acabó la carrera y se incorporó a la empresa, me empezó a insistir en que trasladásemos todo lo que hacíamos al online, que debías hacer formación online y tener presencia en las redes. Yo, en un principio, era bastante reticente, porque soy maestra de la vieja escuela: de aula y pizarra. Pero al final acabó convenciéndome. Entonces, en seguida, pensé en Paloma. Paloma, para mí, ha sido una de mis alumnas más brillantes: no solo en la formación, sino también en el desarrollo de la profesión. Además, yo creo que tenemos ideologías muy próximas en cuanto a feminismo.

Cuando llamo a Paloma, ella ya estaba dándole vueltas a la idea. Empezamos a plantearlo y aquí estamos.

¿Y cuándo lanzáis finalmente Ágora Online?

A. El proyecto se lanzó oficialmente el pasado mes de octubre en unas jornadas que organizamos en Madrid junto con la FEPAIO (Federación Estatal de Asociaciones Profesionales de Agentes y Promotoras de Igualdad de Oportunidades). No obstante, hasta el 20 de febrero no dio comienzo la primera edición de cursos.

Ágora - Presentación Ágora Online
Foto: Facebook de Equipo Ágora

¿Qué tal ha sido la acogida?

A. La verdad es que estamos muy contentas con la respuesta, ya que en esta primera edición de cursos hemos tenido 90 inscripciones.

M. Nos alegra mucho haber tenido tan buena respuesta. La gente solo nos conoce por el trabajo que hacemos, por ejemplo, en centros escolares, campañas de coeducación, etcétera. En este campo de la formación online nadie nos conocía.

¿Vosotras erais conscientes de que existiese esta demanda o necesidad de formación de este tipo?

P. Es verdad que, desgraciadamente, aún es una minoría la que se interesa por cuestiones de feminismo e igualdad. No obstante, esa minoría es una minoría muy activa, con muchas ganas de estar constantemente aprendiendo, formándose. Y es cierto que hasta ahora no tenían este tipo de formación tan a su alcance. De hecho, algunos especialistas ya nos han comentado que detectaban la necesidad de hacer esto: poner en marcha cursos especializados, monográficos que sean asequibles en cuanto a tiempo e inversión económica. Hasta ahora, casi toda la formación se concentra en masters de de uno o dos años, a los que hay que dedicarle mucho tiempo y en los que, además, a veces hay mucha información que ya conoces. Al final, sabiéndolo y sin saberlo, hemos conseguido acertar en el formato que demandaba el público.

A. Yo, por ejemplo, había sido alumna de varios cursos online de igualdad o relacionados con la educación. En muchos casos me encontraba con mucho contenido teórico difícil de llevar a la práctica. Por eso, cuando enfocamos los contenidos de los cursos, tuvimos muy en cuenta que fuesen más dinámicos, que tuviesen más metodología educativa con enfoque feminista. Al final se trataba también de dar una vuelta de tuerca a la formación online combinando dos pilares fundamentales: una información bien fundamentada y con perspectiva feminista y una metodología dinámica y muy enfocada a la práctica. En el aula, tienes la oportunidad de hacer cosas más dinámica y, en definitiva, lo que intentamos fue trasladar lo que hacíamos en el aula al formato online.

P. De hecho, en ese sentido, lo que nos está respondiendo el alumnado es precisamente eso: que les están gustando bastante los cursos porque no se trata de una formación online al uso, con tests y cuestionarios cerrados; sino que es un contenido que les divierte, que les interesa, que les motiva. Nuestro objetivo era diferenciarnos en ese sentido y yo creo que lo estamos cumpliendo.

“Lo que nos está respondiendo el alumnado es (…) que les están gustando bastante los cursos porque no se trata de una formación online al uso, con tests y cuestionarios cerrados; sino que es un contenido que les divierte, que les interesa, que les motiva. Nuestro objetivo era diferenciarnos en ese sentido y yo creo que lo estamos cumpliendo”.

¿Os ha costado mucho dar ese salto del papel al online?

M. Yo creo que a mí es a la que más me ha costado. Llevo muchos años trabajando en el aula, con la pizarra, con el papel. ¿Pero cómo cuento en el online cómo lo hago en el aula? Es complicado pero, poco a poco, voy acostumbrándome.

A. Es cierto que es algo complicado. A veces hay cosas que en el trabajo en el aula eres capaz de contar en dos minutos y que, cuando tienes que trasladarlo al online, te lleva horas.

¿Cuántos cursos ofrecéis ahora mismo?

A. Ahora mismo tenemos cuatro cursos que, en realidad, son cinco. Hay uno en el que ofrecemos dos niveles: un nivel para aquellas personas que ya tienen bastante nivel teórico sobre igualdad pero que, quizás, lo que no saben es cómo aplicar ese conocimiento a distintos colectivos; y otro nivel inicial para aquellas personas que están interesadas en la igualdad pero que quieren empezar desde cero y conocer la teoría desde el principio. No obstante, en todos los cursos nos encontramos con un alumnado con bastante conciencia de igualdad y del feminismo.

Además, tenemos grandes colaboradoras en esta primera edición: por ejemplo, Nuria Varela, Elena Simón o June Fernández y Andrea Momoitio de Pikara.

Plataforma Ágora Online
Ágora Online: agora-online.es

¿Y quién puede encontrar cursos en vuestra plataforma? ¿Solo especialistas en igualdad o hay un poco para todos los públicos?

P. Por ejemplo, en el curso avanzado tengo psicólogas, pedagogas, maestras, trabajadoras sociales, un educador social e incluso una persona que no se dedica para nada a este tema pero a la que le encanta la temática y que quire formarse en ese sentido. Al final el abanico es muy amplio. Según el curso, los perfiles del alumnado son muy diferentes. Además, pronto incorporaremos nuevos cursos con los que suponemos que se abrirá otros espectros de profesiones y especializaciones del alumnado. Lo que queremos conseguir es poder abarcado todo el territorio feminista: desde la abogada, la jueza, la maestra, la doctora.

A. Además, ya no solo abarcamos un amplio abanico de profesionales y especializaciones, sino que el online nos permite dar el salto a otros países a los que hasta ahora no podíamos llegar. Por ejemplo, en el curso de Creatividad Ciberfeminista, hemos tenido muchas inscripciones desde Chile y otros países de Latinoamérica. Nos ha hecho mucha ilusión.

P. Sí, eso nos ha hecho mucha ilusión. Ha sido genial poder contar con alumnas uruguayas, colombianas, mexicanas y chilenas. Porque, además, nos hemos dado cuenta de que con internet se nos abre todo un mundo: poder llevar nuestros contenidos a Latinoamérica donde, de otro modo, nos sería imposible llegar.

Marisa, Paloma y Alba me cuentan que están preparando con mucha ilusión la próxima edición de cursos. Cuentan con nuevos “fichajes”, con grandes profesionales del sector. Muy grandes. Al final, cuando los proyectos están hechos con tanta ilusión y con tantas ganas, es muy complicado no sumarse.

Además, compaginan las actividades de la plataforma online con talleres, cursos y campañas en distintas ciudades españolas. Literalmente, no paran. 

Las tres tienen claro cuál es su idea del feminismo y que deben trabajar por ella, luchar por ella y llevarla por bandera a cada paso que dan. Cuando te apasiona tanto lo que haces, cuando crees tanto lo que dices, cuando vives plenamente tus ideas; el éxito está garantizado.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here