Raquel Canseco

Raquel Canseco
Foto: Click10. Cedida por Dorothy's Red Shoes

Quedamos en Madrid, una mañana con un sol espléndido. Retrasamos un poco la entrevista porque Raquel tiene que solucionar cosas con los niños. El centro comercial está muy concurrido, a pesar de ser entre semana y por la mañana. Aprovechamos la mañana de sol para tomar café en una terraza mientras charlamos de todo un poco. Esta es una de esas entrevistas en las que cuando apagamos el micro estamos tan a gusto que nos quedamos charlando un buen rato más.

Ella es Raquel Canseco. Muchos la conoceréis por su alias, Dorothy. Raquel es Licenciada en Derecho y Administración y Dirección de Empresas y Máster en Marketing, Publicidad y Comunicación. Desde hace cuatro años está al frente de su blog Dorothy’s Red Shoes, donde comparte su visión de las bodas: bodas donde lo importante no es el “postureo”, sino el disfrute, la felicidad, las miradas cómplices. Además, Raquel es madre de dos niños preciosos: Julia (de la que ella ya sabe que me declaro fan total) y Nico.

Acaba de volver a España, su tierra, después de una temporada viviendo en París. En su salón aún se amontonan las cajas de la mudanza, pero ella ya se siente en casa: está en casa y con muchas proyectos rondándole la cabeza.

Sigo a Raquel desde hace ya tiempo. Su visión de las bodas encaja mucho con la que tengo yo: nada de bodas historiadas donde se busca la foto perfecta, sino bodas llenas de vida y espontaneidad donde lo que prima es la felicidad. Por eso para mí es un placer presentaros hoy a Raquel (o Dorothy).

¿Quién es Dorothy?

Dorothy empezó siendo y sigue siendo mi “ventana” para ser libre, para hacer las cosas que me gustan e interactuar con las cosas que me gustan. Empiezo con Dorothy en una época complicada en el trabajo: pasaba de una agencia de publicidad al departamento de marketing de cliente. Aunque muchas veces los temas eran comunes, se tiene una óptica totalmente distinta. Estaba acostumbrada a un trabajo creativo, muy dinámico, mu apasionado y entonces me vi en un nuevo puesto mucho más “gris”, más centrado en las cifras, en los datos. En ese momento decidí abrirme un blog para dar rienda suelta a mi creatividad y recuperar esa parte de mí que echaba de menos. Empecé hablando de muchas cosas, pero a los meses mi hoy marido me pidió matrimonio. Ahí fue cuando me adentré de lleno en el sector de las bodas y el blog empieza a tomar fuerza. Empecé a ir a eventos, a hacer contactos y el proyecto se empezó a hacer grande y a identificarse con el mundo bodas. Luego, como el blog al final hay mucha parte personal, ha ido evolucionado un poco conmigo: ahora también hay contenidos de maternidad, de estilo de vida.

Raquel Canseco
Foto: Cristina Cañibano. Cedida por Dorothy’s Red Shoes

¿Qué tipo de novia encuentra su espacio en Dorothy’s Red Shoes?

Al final es un blog bastante heterogéneo. Sí que es cierto que huyo bastante de las bodas de “postureo”. Y no es un tópico. Hay blogs que centran mucho en la superjoya o el superdiamante de la novia, en el vestido, etc. Al final cada blog tiene su estilo y todos son igualmente respetables. Pero a mí lo que me gusta de las bodas son los gestos, el disfrute, las miradas cómplices, las historias especiales, la chispa. Para eso me vale igual una boda muy “pomposa” o una mucho más handmade y pequeñita. Más allá del vestido o la decoración de las mesas, necesito que me transmita algo la boda, que transmita emociones, sensaciones.

“Al final cada blog tiene su estilo y todos son igualmente respetables. Pero a mí lo que me gusta de las bodas son los gestos, el disfrute, las miradas cómplices, las historias especiales, la chispa (…)Más allá del vestido o la decoración de las mesas, necesito que me transmita algo la boda, que transmita emociones, sensaciones”.

¿Cómo crees que la tecnología ha transformado el sector de las bodas?

Al final creo que la tecnología ha transformado absolutamente todo: el sector boda y todos los sectores.

Doy clase en la universidad de tema digital y precisamente eso lo hablo mucho con los alumnos: el mundo digital está afectando a todos los sectores y a todos los negocios. Aunque tengas un negocio muy tradicional, tus clientes están en internet, opinan te van a buscar en internet y van a opinar sobre ti en internet. Al final, tienes que estar ahí.

Con las bodas pasa un poco igual: tenemos poco tiempo o no encuentras en tu cuidad lo que te gusta. Al final en internet buscas ese detalle que te falta, esa inspiración que necesitas y lo puedes hacer en cualquier momento y en cualquier lugar.

Lo que sí considero fundamental es utilizar bien esa inspiración. A todos nos puede encantar esa boda de rancho tejano o la boda idílica en un palacete, pero siempre es importante ser consciente de quienes somos y dónde estamos: es importante que la boda hable de los novios, de su historia, de sus vivencias y que no sea un clon de esa foto de Pinterest tan perfecta.

Raquel Canseco
Foto: Cris Díaz. Cedida por Dorothy’s Red Shoes

Raquel, nos comentabas que antes trabajabas en empresas de publicidad y ahora aunque seas docente en la universidad, trabajas mucho como freelance. ¿Qué cambios has notado de un trabajo al otro?

Buenos, primero que notas es que el mundo freelance en España tiene mucho que mejorar. Aún hay mucho que hacer. Por ejemplo, en otros países tributas en función de tus ingresos y no una cuota fija cobres lo que cobres. Creo que hacen falta más medidas para ayudar a que la gente se lance, a que se emprenda y pueda salir adelante. Y estas medidas deben ir mucho más allá de las cuotas económicas: también son importantes los incentivos, las bajas de maternidad, la flexibilidad de cuotas. Hace falta poner las cosas más fáciles. En ese sentido creo que hay mucho que mejorar y mucho que aprender.

Además, con el tema del trabajo autónomo es cierto que no hay horarios, que acabas “rascando” horas de cualquier hueco. Si por ejemplo vas a un evento, luego tienes que recuperar esas horas de trabajo como sea, muchas veces esas horas las recuperas a las cuatro de la mañana, trabajando a deshoras.

Ahora, con el auge de las redes sociales han surgido nuevas profesiones como la de influencers. Aún hay mucha desinformación sobre ello. ¿Qué opinas del sector?

Es cierto que en ese tema de ser influencer –término que a mí personalmente no me gusta nada–, hay mucha desinformación, muchas falsas expectativas. A la gente le encanta etiquetarse como influencer. Al final se está pervirtiendo mucho la palabra: todo se compra y se vende. Hay gente que sí se lo curra mucho y luego hay personas que simplemente son parejas de o hijas de. Y es importante saber eso. Ahora hay muchos chicos y chicas jóvenes que quieren ser influencer sin saber muy bien qué es y qué suponeAdemás hay mucho influencer que acaba perdiendo el contacto con la realidad, que crean una vida algo artificial con la que es muy difícil sentirse identificada. A mí me gusta seguir a gente real. Por eso son importantes los movimientos que están surgiendo tipo el Club de Malasmadres que están promoviendo el realismo.

Hace poco tuve una época de frustración porque me era imposible colgar fotos perfectas: todo muy mono, muy bien colocado, el pelo perfecto. No me daba la vida. Y me frustraba mucho. De hecho me apetecía poco postear. Pero me di cuenta de que lo que hace falta es más realidad y menos “postureo”. Además es importante no perder tu identidad, ser fiel a ella. A mí me gusta ser honesta y recomendar marcas que verdaderamente he probado y me gustan. No porque una marca te envíe algo y te pague por colgar un post debes hacerlo. No todo vale.

Raquel Canseco
Foto: Natalia Ibarra. Cedida por Dorothy’s Red Shoes

¿Y qué proyectos tienes para los próximos meses? ¿Alguna idea ronda tu cabeza?

Ahora mismo estoy terminando de asentarme después de esta mudanza. He pasado por un año complicado: en otro país, lejos de mi tierra, con un niño aún de meses. Pero tengo muchas ganas de retomar muchas cosas: mis talleres de novias que los he tenido un poco más abandonados, volver al mundo del asesoramiento digital. También estoy muy ilusionada con la docencia en la universidad. Y también echo mucho de menos cosas del mundo de la publicidad, de las agencias. Aún necesito sentarme y valorar proyectos, ver hacia donde ir, cómo adaptarlo todo.

Han sido unos meses super duros. El día de mi cumpleaños estaba trabajando a las tres de la mañana y con una copa de balón de Cacaolat decidí que mi Nochevieja iba a ser en ese momento y que mi Año Nuevo, con sus nuevos propósitos y nuevos proyectos empezaba ahora. A veces es muy necesario parar y reflexionar para retomar con fuerza.

¡Te seguiremos la pista, Raquel!

Seguro que Raquel (o Dorothy) seguirá sorprendiéndonos con grandes proyectos, grandes ideas y con muchos posts llenos de historias, chispa y mucha risa. En un mar de “postureo”, da gusto encontrarse a gente auténtica, que no pierde su esencia y que permanece fiel a sus principios. Raquel es una de esas personas. De hecho, si tuviera que que elegir una palabra para ella sería esa: autenticidad. ¡Le seguiremos la pista y seguiremos disfrutando de sus novias reales y sus bodas con historia!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here