Sonia Blanco - Mujeres que inspiran

Sonia Blanco es licenciada en Periodismo por la Universidad de Málaga y Doctora en Comunicación Audiovisual. Tal y como cuenta en su web, es Profesora de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga, donde imparte asignaturas en las que hace uso de los nuevos medios de comunicación sociales (blogs, podcasts y videoblogs… ), como herramienta reflexiva y de aprendizaje.

Cuando sigues a Sonia en redes sociales –y doy fe de que está presente en prácticamente todas ellas–, te das cuenta de que no lo hace por mera obligación, sino que verdaderamente le apasiona lo que hace.

La conocí en las Jornadas de Podcasting que se celebraron este año en Málaga, en la Térmica. Cuando planifiqué mi fin de semana maratoniano marqué en rojo la conferencia de Sonia en el horario. Me apetecía mucho conocer su visión del podcasting. Me parecía muy interesante conocer de la mano de una profesional y académica de la comunicación cómo había evolucionado el podcast y cuál era su opinión al respecto. Tras escuchar su conferencia, no tuve dudas. La “asalté” al concluir y le solicité una entrevista. Supe que Sonia tenía mucho que aportar.

Quedé con ella una mañana muy soleada, en la Universidad. Para mí fue especial pasear por los pasillos en los que literalmente viví durante cuatro años de camino a la entrevista. Me reencontré con muchas personas y con muchas emociones.

Nos vemos en su despacho. Nada más entrar, además de material puramente académico, pude ver muchísimas imágenes de cine. Grandes historias capturadas en imágenes.

Sonia, tú como profesional y académica de la comunicación, ¿has notado en las aulas ese salto generacional del que tanto se habla en cuanto a la forma de acercarse a los medios y a la información?

Es cierto, que a ciertas edades, la información atrae menos. Luego, con el propio crecimiento y la propia madurez, se empieza a demandar otro tipo de información: información relacionada con procesos ideológicos concretos, con una u otra tendencia de pensamiento.

Creo que la principal diferencia entre los jóvenes de antes y los de ahora es que estos últimos no buscan el medio: buscan la información. Si quieren saber algo, lo buscan en Google y se quedan con el enlace que más les llame la atención por su titular o por cualquier otro motivo. La mayoría de las veces, no se percatan de si es un blog, un medio digital, una televisión, una radio o un periódico. La marca, en ese sentido, no importa tanto. Lo que buscan es información y se quedan con la que les resulta más atractiva.

“Los jóvenes de ahora no buscan el medio: buscan la información”

Las audiencias han cambiado, ya ni siquiera pueden definirse de la misma manera. Ahora el espectador consume contenidos bajo demanda, cuando quiere y desde donde quiere. ¿Crees que en ese sentido los medios tradicionales están haciéndolo bien? En tu opinión, ¿están adaptándose a los nuevos tiempos o consideras que aún tienen mucho que mejorar?

Algo que tengo claro es que las nuevas generaciones ya casi no ven televisión en directo. No se sientan frente al televisor, sino que se sientan delante del ordenador o del smart tv y ven vídeos en YouTube, Vimeo, Netflix, Flooxer o en la plataforma que sea. No tienen en concepto de “esta noche ponen mi serie favorita y no me la puedo perder”, sino que consumen el contenido audiovisual bajo demanda. Este fenómeno es un cambio fundamental a tener en cuenta. En ese sentido, hay medios y propuestas que, en mi opinión, están acertando. Por ejemplo, creo que Ten lo está haciendo muy bien porque la mayoría de los contenidos que emite luego están en su canal de YouTube.

He visto un poco de todo: algunas veces me da la impresión de que van como pollos descabezados probando cosas sin saber muy bien hacia donde tirar y otras veces sí creo que lo están haciendo muy bien. Podium Podcast, por ejemplo, me parece una apuesta maravillosa y creo que lo están haciendo muy bien. También Ten. Creo que las nuevas apuestas que se están haciendo sí van por buen camino pero que la digitalización –por así decirlo– de los medios tradicionales es lo que no termina de funcionar. He podido comprobar de primera mano cómo el reproductor de Mitele no permite adelantar ni atrasar el contenido o cómo en Atresplayer salta el mismo anuncio cada minuto. Son fallos que hacen que al final yo como consumidora, por ejemplo, opte por acudir a Yomvi para ver bajo demanda contenido de televisión tradicional porque de esa manera me ahorro tener que ver publicidad por partida doble: la de la televisión y la del reproductor online y la página web. En los contenidos bajo demanda, la publicidad no puede enfocarse de la misma manera que en la televisión tradicional. Creo que incluso deberían replantearse la forma en la que se incluye la publicidad en la televisión tradicional: los bloques de 5 o 7 minutos, muchas veces incluso repetidos, saturan al espectador. De hecho, no conozco a nadie que se quede viendo 7 minutos de publicidad de nada. Al final, el espectador cambia de canal y esa publicidad no tiene impacto. Quizás, en ese sentido son los propios anunciantes los que deberían empezar a preguntarse si les interesa aparecer en uno de esos bloques tan largos de los de publicidad en los que el consumidor, con suerte, verá el primer y último anuncio.

En estos últimos años, hemos presenciado la aparición y consolidación de nuevos medios de comunicación: blogs, redes sociales, video blogs. En ocasiones, se ha hablado de “intrusismo” en cuanto a prensa y medios de comunicación tradicionales. ¿Es verdaderamente así?

Sonia Blanco - Mujeres que inspiran
Foto: Nacho Gutiérrez

Recuerdo que hubo un académico que llegó a definir los blogs como un nuevo género periodístico. Yo no lo consideraría así, sino más bien como una herramienta. Creo que estos nuevos medios serán periodísticos o no en función de sus contenidos y de la manera de la que se trate la información.

En mi opinión, los blogs son una herramienta fantástica para comunicar y para, por ejemplo, trabajar la marca personal: algo muy necesario en según qué profesiones. Siempre he pensado que tu blog es como tu “casa nodriza”, tu escaparate, desde el que te vas a mover en todas las redes sociales. De la misma manera en la que tradicionalmente un profesional se hacía su tarjeta de visita, ahora es necesario tener al menos una landing page en internet: un espacio en el que presentarte, un espacio que sirva como carta de presentación. En ese aspecto, el blog conformaría una especie de currículum vivo y creo que disponer de esta herramienta y hacer buen uso de ella es algo muy importante.

Dicen que vivimos en la era de la información. Quizás, más bien, de la sobreinformación. ¿Cómo puede afrontarse este fenómeno? ¿Es tarea sencilla saber filtrar la información?

Es cierto que nos enfrentamos a cantidades ingentes de información y que saber manejarla es muy importante. Creo que es necesaria cierta alfabetización digital que permita, por ejemplo, a los jóvenes y a los estudiantes leer todo lo que quieran pero siempre sabiendo distinguir el rigor de cada dato, sabiendo identificar la calidad de la información. Es importante tener una visión crítica en ese sentido a la hora de acercarse a la información: saber quién cuenta algo, desde qué sesgo lo cuenta, en qué circunstancias y que, con esos datos, cada uno pueda sacar sus propias conclusiones. Las nuevas tecnologías, en ese sentido, nos proporcionan herramientas maravillosas siempre que sepamos utilizarlas.

A mí algo que me sorprende es que precisamente en este momento en el que vivimos en el que tenemos tanto acceso a la información, alguien como Trump sale elegido presidente, el Brexit se aprueba por votación, el proceso de paz en Colombia se frena. Creo que el problema no reside tanto en la información, sino en cómo la percibimos. La información está ahí pero a veces está tan enmarañada que es muy complicado poder filtrarla adecuadamente.

Ahora se habla mucho de grandes y pequeñas audiencias. Vemos como muchas veces priman las cifras: las visitas, los seguidores. ¿Verdaderamente son tan importantes?

Sonia Blanco - Mujeres que inspiran
Foto: Página de Facebook de Sonia Blanco

No podemos negar que, para los medios digitales, las cifras en cuanto a visitas son muy importantes. De alguna manera miden el “impacto” del medio. Pero no todo vale. Yo creo que no por atraer visitantes se deben publicar informaciones erróneas o capciosas. El periodismo va más allá de eso. Está claro que un medio es un negocio y que debe ser sostenible pero de alguna manera hay que tratar de buscar el equilibrio: es necesario seleccionar y contextualizar la información para que el lector pueda hacerse una idea real. Si seleccionamos la información de nuestros medios únicamente con criterios comerciales o para atraer visitas, terminamos sesgando esta información.

En cuanto a las pequeñas audiencias, o al papel de los microinfluencers, tengo una visión muy positiva. Una publicación de un influencer con muchísimos seguidores puede funcionar, por ejemplo, para publicitar un producto. Del mismo modo, la publicación de un microinfluencer con un número de seguidores más limitado pero con un nicho más concreto, puede ser tanto o más efectiva. De hecho, creo que es a estos microinfluencers a los que deben buscar pequeñas y medianas empresas para publicitar sus productos o servicios. Al final, no hay que primar tanto la cantidad, sino la calidad.

Sonia, ¿cómo surge la idea de montar tu blog?

La creación de mi blog fue un poco de casualidad. Yo escribía crítica de cine para un medio digital que había entonces que se llamaba Buscacine.com. Cuando empieza a oírse hablar del universo blogger, a Antonio Delgado –el creador de esta plataforma– se le ocurrió montar una comunidad llamada Filmica.com en la que aunar distintos blogs relacionados con el mundo audiovisual visto desde distintas perspectivas. En ese momento me propuso crear un blog en esta comunidad. Yo no entendía muy bien qué me podía aportar pero comencé a escribir sin ser muy consciente de que estaba formando parte de algo llamado la “blogosfera” ni de que existía tal cosa. Uno o dos años después, me interesé por saber si se podía ver quién leía los artículos del blog. Antonio me pasó las estadísticas y empecé a darme cuenta de la dimensión que tenía aquello: se podía medir quién entraba, desde donde entraba, en qué contenido se fijaba. A partir de ahí comencé a sumergirme de lleno en el universo del blog.

Más tarde, después de haber empezado mi podcast y de haberme creado perfiles en distintas redes sociales, me di cuenta de que tenía todo un poco “desperdigado”, así que decidí centralizar todo en mi blog bajo el dominio de Soniablanco.es.

¿Qué puede encontrar un lector en Soniablanco.es?

Sonia Blanco - Mujeres que inspiran
Foto: Página de Facebook de Sonia Blanco

Lo cierto es que puede encontrar de todo: revisiones de gadgets que he probado, apariciones en programas de televisión, participación en eventos, crítica de series y películas. Un poco de todo. Escribo sobre televisión, suelo escribir mucho sobre series. Últimamente había destinado mi podcast a hablar de documentales de Netflix porque me parece un universo maravilloso el que nos ofrece Netflix en cuanto a series y documentales.

Sonia tiene una idea muy clara en cuanto a la transformación del sector de la comunicación. Además, como investigadora en la materia, conoce de primera mano los cambios en la manera de consumir contenidos audiovisuales y en la manera de consumir información. 

En esta época de cambios, los medios deben “ponerse las pilas” para comenzar a transformarse y adaptarse a los nuevos tiempo. El espectador ha cambiado: sabe perfectamente lo que quiere, busca el contenido y no el medio, quiere recibir ese contenido bajo demanda, cómodamente, desde nuevos soportes. A este respecto, los medios no pueden permitirse quedarse atrás pero, ¿están verdaderamente preparados?